Trampantojo islandés como paso de cebra

Ísafjörður debe su nombre a ser la capital de los Fiordos del Noroeste. Entre sus atractivos turísticos cuenta con pintorescas casitas de madera, una de ellas, la más antigua de Islandia. Esta ciudad pesquera de 3.000 habitantes sufría frecuentes accidentes leves por atropello. Pero eso se acabó desde el pasado jueves: gracias a un paso de cebra cuyas líneas parecen flotar tridimensionales sobre la calzada, aquel que lleva un coche o una moto pisa el freno. Un efecto óptico que se ha hecho viral.

sitio bonito
Aspecto del interior de Ísafjörður

“Hay tanta gente hablando del paso de cebra que creo que hemos contagiado los límites de velocidad a toda Islandia”, explica a El País Gautur Ivar Halldorsson, el gerente de la empresa responsable de pintar calles en Ísafjörður. Lejos de provocar un frenazo, Halldorsson explica que la ilusión óptica es visible sólo desde cierto ángulo y durante unos segundos. Conforme el conductor se acerca al trampantojo, se da cuenta del truco. “Pero lo importante es que ya ha frenado”, concluye.

gente
Imagen prototipo de la iniciativa

Halldorsson también ha comprobado la vena cómica del invento: los peatones se han detenido para hacerse fotos simulando equilibrios sobre la pintura. “Ahora a lo mejor hay problemas por interrupción del tráfico”, señala. Y es que la pequeña localidad es una parada obligatoria de numerosos cargueros de pescado y de cruceros que recorren los fiordos.

La inspiración le pilló leyendo

Gautur Halldorsson leyó en el medio islandés Vísir que en Nueva Delhi, India, habían implementado una ilusión óptica sobre la calzada el verano pasado. La medida parecía ser eficaz frente a los numerosísimos accidentes de tráfico que registra ese país, así que propuso la idea al Ayuntamiento hace un par de semanas. Las autoridades se mostraron de acuerdo y después de un poco de práctica para conseguir el efecto 3-D, dice estar orgulloso.

Aunque su fuente de inspiración fue esta ciudad hindú, Nueva Delhi no fue la primera en inventar esa solución. En primavera del año pasado, dos artistas indias pintaron un prototipo en la séptima ciudad más poblada de la India. Y desde 2008, varias ciudades chinas y algunas rusas tienen sus propios trampantojos en la calzada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s