Under, o comer con ballenas en Noruega

Aquellas escenas de Veinte mil leguas de viaje submarino dejaron con las ganas a más de uno de conocer cómo sería hacer una vida normal bajo el mar. Los más afortunados ya habrán pasado por lugares como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia; y quizá hayan podido ver “volar peces” por encima de sus cabezas en hoteles y restaurantes. Pero no en mar abierto.

He ahí la diferencia que marcará la apertura de Under, el primer restaurante de Europa construido totalmente bajo el agua salada. La constructora Snøhetta, inspirada en el diseño ecléctico y modernista de Oslo y Nueva York, está construyendo un local con capacidad para entre 80 y 100 personas a casi cinco metros de profundidad de la costa suroeste noruega (a menos de cinco kilómetros de la capital). La separación entre los comensales y la vida salvaje del océano Atlántico será un cristal acrílico de metro y medio de grosor.

vista alzado
Vista de alzado de la construcción, con el acceso desde la superficie. Justo debajo, la parte del local destinada al restaurante y el pequeño arrecife en torno a sí

La fecha que se baraja para su apertura es el 28 de febrero de 2018, según cuenta el diario The Independent, y aunque el menú esté aún por definirse, no es difícil imaginar por dónde irán los tiros. Enclave inmejorable para poblar una carta de residentes de agua marina, pero también para aprovechar e investigar más a fondo la vida en el mar. Desde el portal web noruego Deezen, afirman que Under servirá también como centro de investigación.

Los científicos ayudarán a “optimizar las condiciones en el lecho marino para que las especies puedan desarrollarse más plenamente”, afirma la constructora en su página web. El exterior del complejo es rugoso para fomentar la creación de un arrecife de mejillones y está especialmente diseñado con grietas para atraer a los moluscos. Los habitantes del arrecife limpiarán y purificarán el agua alrededor del restaurante y eso ayudará a los comensales a ver mejor la vida marina en sus cenas.

Los clientes (y científicos) que visiten Under bajarán de la superficie a las profundidades pasando por un bar a nivel de la costa caracterizado por los amplios ventanales que recorren el complejo de arriba abajo. Snøhetta también ha ambientado ese área con una paleta de colores “inspirada en la zona costera, con colores tenues que recuerdan a la arena, las conchas y las rocas”. El comedor en sí tendrá una atmósfera de azules y verdes más profundos y oscuros. También esto va en línea con el respeto al entorno natural: “Ahí abajo está oscuro y unos tonos más claros enturbiarían la vida de la flora y la fauna atlántica”, afirma la compañía.

Último apunte: lo mejor es llevar chubasquero y ropa de abrigo. Y por primera vez, esta recomendación no tiene nada que ver con el clima de Noruega, sino con una temperatura fresca en el interior del local; y con recibir un pequeño salpicón de agua al entrar. “En un día de mar agitado, quizá se pueda sentir que cae alguna gota fresca y salada del océano al entrar en el restaurante”, advierten los arquitectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s