Nueve cachorros de león, sacrificados en un zoo de Suecia por falta de espacio

El director del zoológico sueco de Borås, Bo Kjlellson, ha admitido que en el recinto se han sacrificado nueve cachorros de león completamente sanos. La razón, según exponía, fue el problema de espacio que desde hace años tienen en el recinto. Sin embargo, se defendió ante el diario sueco Aftonbladet diciendo que “antes de llegar a este extremo, pusimos todos nuestros esfuerzos en reubicar a los animales en otros zoológicos, pero no lo logramos”.

boras djupark
Dos de los pequeños leones, cuya fotografía difundió el zoo Borås Djupark cuando iban a ser presentados a la sociedad

La cadena de televisión sueca SVT Nyheter ha elaborado un reportaje sobre los pequeños leones muertos: Simba, Nala, Rafiki y Sarabi nacieron en 2012; Banzai, Kovu y Kiara llegaron en 2014 y a ellos se unieron hasta seis cachorros más en menos de seis años. Los ejemplares se presentaron al público con una gran emoción porque, según cuenta la propia cadena, no es muy habitual ver esas camadas tan grandes en un zoo de una localidad pequeña. Cada año nacía una nueva cría. Ahora, en cambio, apenas quedan cachorros en ella.

“Resulta difícil de explicar, pero es cierto que no podemos mantener determinados animales en nuestro zoo”

Kjlellson se justificaba de esta manera ante los medios y la población de Borås, que han cargado duramente contra la política del zoo. Ya no sólo por los nueve leones, sino porque este caso ha destapado que el establecimiento habría tomado decisiones igual de drásticas durante años.

“Aunque se trate de crías, no se las puede considerar ‘bebés'”, continúa Kjlellson, “porque, al contrario de lo que ocurre con otras especies, los leones pronto empiezan a desarrollar el carácter de jóvenes adultos y necesitan ser apartados del grupo”. La pregunta que surge ahora es por qué, conociendo esa falta de espacio en el recinto, la dirección dejó que los leones adultos siguieran apareándose.

Un escándalo habitual en países del entorno

La noticia de estos sacrificios ha causado un gran revuelo entre los medios escandinavos, quienes también recuerdan que estos hechos ya han ocurrido en el pasado y con diferentes especies animales (algunas de ellas, en peligro de extinción), sea por “falta de espacio” o por otros motivos.

jirafa
Fotografía de la jirafa Marius rescatada por el diario sueco Dagens Nyheter

En 2014 ocurrió una ola de indignación similar cuando una jirafa llamada Marius fue sacrificada y descuartizada en el zoo de Copenhague (Dinamarca), y sus restos fueron arrojados como alimento a los leones ante la mirada atónita de un grupo de visitantes. El motivo con el que se justificó en su momento la dirección del centro fue que los genes de la jirafa “eran muy similares a los de otros ejemplares de su especie, y este parecido incrementaría el riesgo de generar daños en las generaciones venideras, en caso de que quisieran reproducirse”.

Unas razones que, más allá de la explicación (científica o no), se antojaron bastante cuestionables por la brutalidad con la que el zoo ejecutó el sacrificio. La misma sensación de incredulidad recorre ahora las redes sociales con el caso de los nueve cachorros de león.

De nuevo, se abre el debate sobre si los zoológicos deberían permanecer abiertos o no. Lejos de lo agradable que pueda resultar para un humano ver especies exóticas, de vez en cuando saltan casos como éstos que ponen más que en tela de juicio el papel que desempeñan los cuidados de los centros sobre animales habituados a otro tipo de hábitat.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s