ABBA: el retorno de los reyes

el

Seguro que les suena: 11 de diciembre de 1982. Dos matrimonios suecos de largas melenas -rubias ellas y castaños ellos- se subían al escenario del programa “Late breakfast show” de una cadena de televisión británica.

Por entonces, nadie sabía que ABBA estaba ofreciendo su último concierto en público. Con la misma facilidad y frescura que se dieron a conocer al mundo en Eurovisión 1974; con la misma “gorra” con la que se comieron el escenario y dejaron a Europa con un palmo de narices con una canción que olía a clase de Historia -y en inglés-, trajes imposibles y apenas moverse del sitio… Y en menos de 10 años, el amor se acabó, las ganas de componer también y no volvería a saberse nada de ellos en el plano profesional.

Rechazaron ofertas de miles de millones de dólares por volver a actuar. Sin embargo, sus canciones son ahora tan exitosas como lo fueron años atrás, cuando veían la luz en forma de 400 millones de discos en las discotecas de todo el mundo.

Ahora, más de 35 años después, todo se renueva. Ellos también. E Instagram mediante, el cuarteto ha decidido darles a sus seguidores -de antes y de ahora- una nueva oportunidad: “Después de 35 años, a los cuatro nos ha parecido que sería divertido unir fuerzas de nuevo y meternos en el estudio de grabación. Y así lo hemos hecho”. Así anunciaban Benny Andersson, Agnetha Fältskog, Anni-Frid Lyngstad y Björn Ulvaes dos nuevas canciones que sumarán el centenar en todo su haber y una nueva gira… Aunque no será una reaparición en toda regla: ni habrá conciertos ni disco de 12 temas.

1465210089_455966_1465300761_noticia_normal_recorte1
La última vez que el cuarteto sueco se reunió fue en 2016 para cantar una única canción en homenaje a los dos componentes masculinos

Para la primavera de 2019, han aprobado un espectáculo en el que habrá directo, pero también hologramas y realidad virtual, que será la tecnología escogida para presentar uno de los nuevos temas, I still have faith in you, dentro de un especial previsto para finales de este 2018.

 

Huyendo del tópico

Para nada seguían los cánones de los cantantes de hoy en día, rodeados de fama, periodistas ávidos y promociones. Pero tampoco los de entonces. Mientras en España el inglés era idioma extraterrestre, ABBA cantaba a un tal Fernando y enseñaba a las “chiquititas” a limpiarse lágrimas.

Un éxito más que ayudara a las mujeres a romper las pistas de baile… y se generó la ABBAmanía, que desde la lejana Suecia, se impulsó gracias a un nuevo formato que supieron explotar y con el que se ahorraron el desgaste de viajes promocionales: el videoclip.

Y es que no les gustaba nada de lo que el mundo de la música implicaba. Terminaron por aborrecer los conciertos después de haber dado miles sólo durante su período de actividad. Además, la edad -todos habían nacido en la II Guerra Mundial- empezaba a pesar.

El hecho de residir en Suecia, un país aún muy desconocido para el resto del planeta, les ayudó a vivir discretamente y sin grandes zaragatas. De haberse dedicado a la música un poco después, habrían visto cómo la bellísima When all is said and done era inmediatamente relacionada con la salud de la relación de ambas parejas y la cumbre de su repertorio, The winner takes it all, con sus divorcios. Nunca les interesó conectar vida y arte.

ABBA se escapó de los tópicos de las grandes estrellas gracias a las benditas particularidades de la sociedad sueca. Nada de multinacionales para sacar sus canciones, nada de intermediarios. Nada de vicios ni manías de nuevos ricos. Los más que probablemente primeros independientes de la música crearon su propio estudio de grabación y su propia discográfica, y mientras se llenaban los bolsillos, pagaban los impuestos correspondientes sin rechistar. Como cualquier compatriota, con los que simpatizaban en Money, money, money.

Y dentro de nada, “Mamma Mia!”, que llega la secuela

A pesar de todo y de su retirada, su popularidad no bajó con los años y sus ingresos siguieron aumentando al mismo tiempo que lo hacía su nombre al llevar a Broadway y al cine el musical Mamma Mia! Aunque ABBA recibió bien la noticia de semejante creación, uno de sus componentes, Benny Andersson, ya dijo que no veía la necesidad de hacer una secuela. Pero eso es precisamente lo que está pasando. El primer tráiler ya está paseándose tranquilamente por YouTube.

Suecia como icono de la música

Por mor de la neutralidad, el papel del país escandinavo durante la II Guerra Mundial fue vergonzoso: alimentó la maquinaria bélica alemana con sus recursos naturales e industriales y permitió el tránsito de tropas del III Reich. Pero en cuanto el vencedor de la contienda asomó la patita, Suecia se americanizó a marchas forzadas.

La pasión que siente Suecia por la música made in USA unida al factor formación musical gratuita hace que el país disponga de una cantera de instrumentistas y cantantes perfectamente instruidos y bilingües sin precedentes, aptos para funcionar a cualquier nivel. De hecho, raro es el músico sueco que triunfa si no canta en inglés. Incluso dentro de la propia Suecia: desde Europe (ya saben, It’s the final countdown, ninonino), Ace of Base o Roxette, pasando por The Cardigans, Robyn, Måns Zelmerlöw, Eric Saade, Loreen, Swedish House Mafia o el recientemente fallecido Avicii.

Como dato, de los anteriores cantantes, cuatro de ellos han pasado por Eurovisión y Suecia siempre queda entre las 10 primeras posiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s