Escándalo machista en Islandia

El pasado 20 de noviembre, la diputada islandesa Bára Halldórsdóttir reponía fuerzas en un bar de Reikjavik en un descanso de la sesión plenaria cuando vio entrar por la puerta a seis colegas de los opositores Partido Centrista y Partido del Pueblo. Entre ellos una mujer, el controvertido ex primer ministro Sigmundur Davíð Gunnlaugsson –dimitió en 2016 cuando su nombre salió en los papeles de Panamá- y su antiguo titular de Exteriores, que se ha tomado “una baja indefinida”.

Llegado un momento, la conversación del grupo derivó en valoraciones sobre compañeras de Parlamento. Lo que Bára oyó le enfadó tanto que apuntó discretamente el micrófono de su móvil hacia ellos. El resultado de la grabación se publicó la semana pasada en los diarios islandeses Stundin y DV en varios extensos reportajes. A Islandia se le ha revuelto el estómago:

Transcripción de la conversación íntegra:

– “Yo creo que puede llegar a ser poderosa […]. Es una monada de chica”.

– “Es muy joven, está de muerte. Los jovencitos del Partido Independiente estarán haciendo cola para follársela”, responde el ex primer ministro.

– “Voy a decir algo que es bastante feo, pero a mí ya no me pone. No está ni de lejos tan buena como el año pasado o hace dos años. Ha engordado. Hay una diferencia increíble”.

– “Yo diría que por eso no está en las primeras posiciones de la lista (de su partido)”, de nuevo Gunnlaugsson.

– “Normal”, comenta la única mujer del grupo, Anna Kolbrún. “¿Os imagináis qué pasaría si fuera un tío?”. La interrumpen las carcajadas de sus compañeros.

– “No, en serio”, insiste Kolbrún. “Los tíos sois disléxicos y las tías somos guays, pero nos llevamos mal con los números”.

– “Por eso no se acuerdan de con cuántos se acuestan”.

– “He ahí la explicación. Correcto”. Gunnlaugsson.

[El diálogo se centra ahora en una diputada con una discapacidad física que le impide moverse y hablar con claridad].

– “No es buena, es realmente peligrosa”, dice Kolbrún. “No sabe nada, no puede hacer nada, cuando habla es igual que si hablase una foca…”.

[Siguen hablando y llegan a burlarse de la campaña de denuncia de abusos sexuales #MeToo. Uno de ellos bromea con que una diputada socialdemócrata intentó violarlo y otro se hace el ofendido por no haber podido acostarse con ninguna parlamentaria].

En un país que encabeza las tasas de igualdad de género a nivel mundial, la difusión de los audios han provocado críticas generalizadas de todos los partidos políticos, de la sociedad y de la primera ministra islandesa, que cuando se discutió el asunto en el Parlamento, salió de la Cámara en señal de protesta, para no escuchar a su antecesor Gunnlaugsson.

48219056_10156352817074006_7382025772153700352_n
Manifestación frente al Parlamento islandés

Estos días se han sucedido las manifestaciones frente al Parlamento para pedir la dimisión de los seis diputados. Algunos han pedido ya disculpas –aunque apuntan que muchos de esos comentarios están fuera de contexto porque estaban “muy borrachos”-, pero el ex primer ministro Gunnlaugsson y dos de sus compañeros ha querellado al Partido Centrista contra Bára Halldórsdóttir.

El próximo 17 de diciembre, Bára tendrá que acudir al Tribunal de Distrito de Reikjavik para declarar por una posible violación de la privacidad al haber grabado una conversación sin permiso. Ya se ha creado una plataforma en Facebook llamada “Takk Bára” (Gracias, Bára) con más de 11.000 miembros que recogen fondos para pagarle las costas a la diputada. Entre sus miembros, el ex alcalde de Reikjavik.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s