¿Suecia se está equivocando?

Prácticamente todos los países de la Unión Europea (UE) miraban anonadados a Suecia cuando su primer ministro, Stefan Löfven, anunciaba como medidas estrella contra el Covid-19 las recomendaciones de quedarse en casa si se presentaban síntomas de la enfermedad, de lavarse las manos, de mantener la distancia social y un largo etcétera que no ha cristalizado en ninguna restricción oficial. Ahora, los datos de fallecidos en el país quieren quitar la razón a estrategia del mundo.

En Suecia han muerto 3.684 personas por coronavirus. Tres veces más que en Dinamarca, Noruega y Finlandia juntas. Entre las tres naciones acumulan casi 17 millones de habitantes; Suecia tiene 10,2 millones y su número de contagios a día de hoy es de 30.143 personas. El epidemiólogo jefe de la Agencia de la Salud Pública sueca (FHM), Anders Tegnell, y el primer ministro Löfven no pierden apoyos, pero sus vecinos nórdicos empiezan a cuestionarse los efectos de unas medidas tan laxas. Suecia no ha cerrado en ningún momento ningún tipo de negocio, ni las escuelas, ni ha restringido el transporte público. Únicamente reducía a 50 la cantidad de personas que pueden reunirse en un mismo espacio.

covid escandinavia
De todos los países escandinavos, Noruega y Dinamarca no han registrado nuevos fallecidos ni nuevos contagios en las últimas 24 horas |Elaboración propia. Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)
habitantes por pais
Millones de habitantes por país en Escandinavia

La pregunta que flota ahora en el aire es si los suecos están realmente tan equivocados como advierten algunos expertos; o si por el contrario estamos ante un enfoque que da cien vueltas al recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La eterna seroprevalencia

“Dentro de un año, los demás países nórdicos tendrán la misma tasa de fallecimientos que Suecia”, ha asegurado Johan Giesecke, del Consejo de Gobierno y representante de la OMS, en una entrevista con el diario sueco Dagens Nyheter. “Cuando venga una nueva oleada será cuando más gente muera allí debido a que hasta ahora han tenido pocos contagios, por lo que sólo un porcentaje muy pequeño de sus poblaciones será inmune”. Anders Tegnell coincide, aunque admite que “es terrible que se hayan alcanzado estas cifras de muertos”.

Captura 2
Un parque de Estocolmo el pasado abril|Reuters

A falta de una bola de cristal, lo cierto es que esta afirmación puede tener dos lecturas: la primera, si miramos sólo los números, la jugada parece una locura. Allí han fallecido 135 personas en el último día frente a cero en Dinamarca y Noruega. La segunda es la repercusión que está teniendo el estudio del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, cuyos datos indican que sólo un 5% de los españoles se ha infectado con el virus.

Para los virólogos de la Universidad de Uppsala, es una mala noticia que el tercer país más afectado del mundo tenga un número de contagios tan bajo. Sin embargo, cabe una segunda interpretación de este dato, que podría deberse al confinamiento en España. Tegnell evita las comparaciones: “Cada caso es único porque la enfermedad se propaga de forma irregular. Si el virus llega muy rápido, puede haber grandes problemas con un contagio pequeño. Hay muchos factores que explican la alta mortalidad en España”.

¿Qué es la inmunidad de grupo en Suecia?

hombre-mascarilla-Estocolmo-capital-Suecia_1350475008_14953704_1020x574
Un hombre pasea cerca del Parlamento de Estocolmo| Friedrik Sandberg

La inmunidad de grupo implica que los fallecimientos se concentren en pocas semanas en lugar de en varios meses, con la idea de obtener el mismo resultado final y en beneficio de la protección de la minoría que aún sea vulnerable. Para Tegnell, el objetivo que persiguen tanto Suecia como sus colegas es el mismo: “Queremos una propagación lenta de la infección para que el sistema sanitario pueda atender a quienes enferman, sin colapsarse, hasta que logremos la inmunidad de grupo. La diferencia estriba en las medidas que hemos elegido para reducir la velocidad de propagación”.

Aún es muy pronto para saber si la estrategia es la correcta, pero según Tegnell, el ascenso de la curva de contagios y fallecimientos entra dentro de lo que habían previsto y el nivel de colapso en las urgencias está siendo menor que en España o Italia.

 

¿Por qué hay una mortalidad más alta en España que en Suecia?

provincias con edad media mas alta
Provincias españolas con una mayor media de edad en 2019|Fuente: INE
  • Por el fuerte impacto en las residencias de ancianos, un extremo que compartimos con los suecos: el primer ministro Löfven invirtió 200 millones de euros en reforzar la protección de las residencias, el caldo de cultivo del virus. Según Sveriges Radio, en una de las residencias de Estocolmo murieron entre un 10 y un 20% de sus 200 ocupantes, mientras los empleados hacían lo que podían con mascarillas caseras hechas con trapos y papel higiénico. Algo muy parecido a lo que sucede en España.
  • Por la forma en que se determina la causa de la muerte: según el presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, Pere Godoy, esto depende de si se mide por el virus o por las enfermedades previas del paciente, lo cual no se está haciendo igual en todos los países.
  • Por la diferencia de densidad de población entre Madrid (Barcelona, el norte de Italia, etc.) y Estocolmo y la forma de relacionarnos socialmente, más cercana físicamente.
  • Imagen1
    Habitantes por km2 en las ciudades del sur de Europa donde hay más casos de Covid-19 registrados, en comparación con Estocolmo
  • Las políticas de austeridad en Sanidad y del gasto público social: en 2018, España registraba un 5,9% del PIB en gasto sanitario público consolidado, según el informe del Ministerio de Sanidad. Nada que ver con la inversión en sanidad pública de Suecia, que en la misma fecha, invertía un 9,26%. Aún así, el país escandinavo aplicó un recorte de casi el 2% respecto al año anterior. En España, la tijera lleva aplicándose desde 2011 año a año.
  • El retraso en la aplicación de test masivos, a diferencia de Alemania o Corea del Sur.

La preocupación por la economía

El Gobierno de Löfven ha mantenido siempre que no hay que perder de vista las consecuencias económicas que provocaría la paralización casi total de una sociedad. “Este tipo de medidas tan restrictivas conducen a la depresión económica y al desempleo. Me cuesta entender que se cierren las fronteras. El virus ya se ha extendido internamente, no importa si alguien viene de fuera”, afirmaba Tegnell.

¿Ha logrado Suecia parar el golpe económico? Realmente no. Según las previsiones de primavera de la Comisión Europea (en las que incluso facilitan un mapa navegable por países de la UE), Suecia se dejará un 6,1% de su PIB y la tasa de desempleo subirá hasta el 9,7%. Para el 2021, retrocederá al 9,3%. Se pueden consultar aquí los datos sobre Finlandia y aquí los de Dinamarca.

Por otro lado, Noruega ha desaconsejado a sus ciudadanos viajar a Suecia, por lo que los ingresos en turismo de su país vecino se verán mermados. Las fábricas suecas no han cerrado, pero sí han detenido parte de su producción por el parón en el suministro europeo, como ocurrió en el caso del gigante Volvo.

El sentido común como sistema: ¿viable allí? ¿Y aquí?

coronavirus-suecia-normalidad-reuters
Una terraza en una calle del centro de Estocolmo|Reuters

Desde el principio de la crisis, se apelaba al sentido común de cada ciudadano. En una entrevista con el diario noruego VG, Tegnell aseguraba que confiaba en que cada uno cumpliera su parte. “La gente confía en nosotros y vemos que el individuo se responsabiliza por sí mismo. Las calles y oficinas de Estocolmo están vacías. Las personas han decidido voluntariamente evitar el contacto entre ellas“, decía.

La pregunta que queda por hacerse es si realmente en España se habría llegado al mismo nivel de aparente civismo si se hubiera levantado ya el estado de alarma, como piden el Partido Popular y Vox. Hay que señalar que, en fase 0, son materia a evitar las aglomeraciones y los desplazamientos no imprescindibles. De ambas cosas hemos tenido un amplio repertorio.

El Fernando Simón de Suecia

Anders Tegnell, como nuestro Fernando Simón, acumula críticas y alabanzas a partes iguales. El epidemiólogo jefe de Suecia ha adquirido la confianza de los suecos, con una popularidad superior a la de los líderes políticos. 

Captura
Anders Tegnell, epidemiólogo jefe de la FHM | Reuters

A sus 64 años, lleva siete como epidemiólogo jefe de la FHM, un organismo totalmente independiente del Gobierno en cuestiones médicas. Pasó tres años en Laos con la OMS, combatió el ébola en el Congo, puso en marcha la campaña de vacunación contra la gripe porcina en 2009 en Suecia… Pero cada vez se oyen más voces desde el sector científico, que considera su gestión un experimento peligroso que puede acabar estallándoles en la cara.

El 22 de abril, la FHM presentó un informe que adelantaba que, en semana y media, una tercera parte de los habitantes de Estocolmo se infectarían por el virus y que por cada caso habría 1.000 no descubiertos. Unas cifras que querrían decir que la capital sueca contaría con 6 millones de habitantes, cuando cuenta con 2,2. El fallo fue detectado por un periodista en plena rueda de prensa ante el estupor de los representantes sanitarios, entre quienes no se encontraba Tegnell.

Él apuesta por llegar a la inmunidad de grupo en junio, cuando se llegue al 40% de contagios, pero dicha inmunidad se alcanzaría con el 60% de casos confirmados, según Astrid Iversen, catedrática de Inmunología en la Universidad de Oxford, en una entrevista con el diario danés Berlingske. Conclusión: la agencia se precipitó al publicar los datos sin comprobarlos. La aparentemente perfecta Suecia también comete errores. Como España.

El Covid-19 es un virus desconocido para todos los especialistas del mundo. Nadie tiene la certeza absoluta de que, en un lado o en otro del planeta, se hagan las cosas mejor que en los demás. Existen las mismas posibilidades de que Suecia haya dado con la clave como de que el planteamiento correcto sea el que recomienda la OMS y que sigue el resto de países europeos, entre ellos, España.

Seguramente Suecia evite la fuerza de una segunda oleada del virus, mientras las otras naciones le hagan frente como puedan, con los hospitales nuevamente saturados. Y la economía y el empleo suecos y españoles quedarán dañados. Por tanto, no parece prudente extrapolar los resultados entre naciones demográficamente distintas y afirmar con rotundidad que el confinamiento camufla un recorte de libertades o condena a los ciudadanos a la ruina económica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s