No quiero ser billonario

El séptimo hombre más rico de Noruega emplea su fortuna en construir un yate que limpie los océanos